¿Puedo tener actividad física con psoriasis? Beneficios físicos y emocionales

Cuando las personas tienen psoriasis son más precavidas respecto a varios aspectos de su vida: la ropa que visten, el clima en las diferentes épocas del año, y por supuesto, la actividad física; debido a las lesiones en la piel que causa esta enfermedad, hacer ejercicio se vuelve algo complicado, ¿puedo hacer actividad física con psoriasis?

 

Primero hay que entender qué es la actividad física

 

La Organización Mundial de la Salud define a la actividad física como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, esto significa que no existe un consumo de energía.[1]

 

Cuando una persona hace actividad física disminuye el riesgo de desarrollar algunos padecimientos como hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes o cáncer; también mejora la salud de los huesos, regula el equilibrio calórico y fomenta un mejor control del peso corporal.[2]

 

Día Mundial de la Actividad Física

 

El 6 de abril se celebra el Día Mundial de la Actividad Física para concientizar a las personas sobre la importancia de un cuerpo en movimiento. A pesar de esto, uno de cada tres adultos alrededor del mundo carece de movimiento y se estima que 3.2 millones de personas fallecen año con año debido a la inactividad física.

 

Pero ¿qué pasa cuando la piel te impide hacer ejercicio como el resto de las personas? Si tienes psoriasis y artritis psoriásica, ¿puedes hacer cualquier tipo de deporte?

 

Cuando se tiene psoriasis, la piel puede llenarse de lesiones que son sensibles al contacto con otras personas u objetos. Por otra parte, la salud mental también se ve afectada y es complicado mantener el optimismo. El ejercicio puede equilibrar esto.

 

El ejercicio y la psoriasis

 

En general, los médicos recomiendan hacer actividad física al menos 45 minutos al día, ya que tiene múltiples beneficios, tanto a nivel físico como emocional. Un gran número de pacientes con psoriasis también tienen el síndrome metabólico; en estos casos, los factores de riesgo aumentan la probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular o diabetes.

 

Este síndrome implica que la gente no responda adecuadamente a sus medicamentos y necesitan dosis mayores. Para personas con psoriasis, la actividad física es especialmente recomendable para tener menor riesgo y promover mayor efecto de medicamentos.

 

Artritis psoriásica

 

La mayoría de las personas con psoriasis reciben posteriormente el diagnóstico de artritis psoriásica, pero se puede dar de forma simultánea. Los signos y síntomas son el dolor, la rigidez y la hinchazón de las articulaciones, aunque puede afectar cualquier parte del cuerpo. Tanto la psoriasis como la artritis psoriásica, se puede llegar a la remisión con la ayuda de un especialista.[3]

 

Gracias a la actividad física, las personas con artritis psoriásica pueden conseguir una mejora en sus reflejos y la coordinación muscular, así como la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones.

 

El tipo de ejercicio a practicar dependerá del momento de la enfermedad. Si está controlada y no hay inflamación, el ejercicio aeróbico con fortalecimiento en los músculos es perfecto, por ejemplo: caminar, correr, bicicleta o natación.

 

Si la artritis psoriásica está más presente, las articulaciones estarán rígidas e inflamadas, entonces hay que evitar ejercicios que impliquen una sobre carga de peso; es mejor realizar ejercicios de bajo impacto. Es recomendable que los especialistas te ayuden a personalizar un programa de ejercicio en cada momento de la enfermedad.

 

Beneficios para la psoriasis

 

Las personas con psoriasis pueden desarrollar ansiedad o depresión. El ejercicio genera endorfinas, mejor conocidas como las hormonas de la felicidad; estas producen una sensación de bienestar y disminuyen el estrés asociado a esta enfermedad que está asociado a los brotes.

 

Para ambas enfermedades, la actividad física te ayudará a reducir el riesgo de hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes; fomenta la flexibilidad y la movilidad articular; podría aumentar la fuerza muscular, los reflejos y la coordinación muscular.

 

Además, disminuye el estrés, mejora la autoestima y aumenta la capacidad de sociabilizar. Sentir tu Libertad es vivir en armonía con nuestra piel.

 

Es momento de dejar el miedo atrás y comenzar a practicar algo de actividad física. Quitarnos el estrés ayuda a prevenir brotes, consulta con un especialista para saber qué tipo de ejercicio puedes hacer de acuerdo con el estado de tu piel y otros factores biológicos para comenzar a moverte.

 

Te invitamos a consultar nuestro directorio de especialistas para comenzar a mejorar tu calidad de vida: https://sientetulibertad.com/conoce-a-la-fmd/

 

[1] Organización Mundial de la Salud. Actividad física. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/physical-activity

[2] Gobierno de México. 6 de abril Día Mundial de la Actividad Física. https://www.gob.mx/salud/articulos/6-de-abril-dia-mundial-de-la-actividad-fisica

[3] Acción psoriasis. El deporte, un aliado con beneficios físicos y emocionales. https://www.accionpsoriasis.org/sobre-la-psoriasis/vivir-con-psoriasis/503-el-deporte-un-aliado-con-beneficios-fisicos-y-emocionales.html

Más Leídos

¿Qué tipos de alimentos podrían desencadenar un brote de psoriasis?

Evita los remedios caseros contra la psoriasis

Disfruta tu relación de pareja viviendo con psoriasis

Tenemos que hablar del sexo y la psoriasis

¿Qué tipo de nutrición debo manejar si tengo psoriasis?

¿Puedo tener actividad física con psoriasis? Beneficios físicos y emocionales

La psoriasis en primavera y el tratamiento adecuado

Amor propio: sanar la autoestima ayuda a controlar la psoriasis

Síguenos